Los temas que logran superar la grieta

06 de enero de 2020

La crisis económica y la necesidad de combatir la inflación son reconocidas tanto por votantes del oficialismo como de la oposición. Para ambos sectores, educación, salud, cultura y jubilados figuran entre las prioridades a solucionar.

En columnas anteriores, adelantamos que el clima de la opinión pública respecto de varios temas tratados en el último Humor Político y Social que mensualmente realizamos junto a D´Alessio-Irol estaba condicionado por la profunda división que experimenta la sociedad argentina. Sin embargo, existen algunas problemáticas que se las ingenian para sortear la grieta.

El primer tema en que se observa una coincidencia total en todo el electorado es en la evaluación de la situación económica del país respecto del año pasado: para 9 de cada diez consultados, la situación está peor que el año anterior. Lógicamente existen sutilezas: los más críticos son los votantes del Frente para la Victoria, llegando el 59% a evaluar como mucho peor la situación económica de la Argentina respecto del año 2018, contrastando con apenas el 21% de los que optaron por Juntos por el Cambio, que la califican de igual manera. En cambio, si preguntamos sobre las expectativas respecto del año que comienza, la mitad se muestra esperanzada de cara al 2020, siendo únicamente los votantes del Frente de Todos en octubre los que mantienen el optimismo. Así, mientras que el 88% del electorado de Fernández se muestra desde octubre cada vez más optimista, los opositores, especialmente los que optaron por Juntos por el Cambio, evidencian el proceso contrario, pasando del 69% en octubre al 85% los que en esta medición consideran que estarán peor el año entrante, demostrando que la grieta sigue siendo una realidad presente. (Datos correspondientes a la medición de diciembre de 2019 realizada en forma online a 1108 encuestados, mayores de 18 años de todo el país).

El segundo tema que preocupa por igual a todos los argentinos es la inflación, elegida por 9 de cada 10 consultados como la prioridad a resolver por el nuevo gobierno y durante todo el mandato del expresidente Macri. También hay coincidencia respecto del segundo problema que aqueja a los argentinos, la incertidumbre económica, aunque se da con mayor énfasis entre el electorado opositor, afectando especialmente al 88% del de Juntos por el Cambio. Luego, la grieta es la que define el ranking de los temas que más preocupan: así luego de la asunción de Fernández, los votantes de Juntos por el Cambio, además de su preocupación por el rumbo de la economía, se muestran más alarmados por que queden sin castigar los actos de corrupción del gobierno de Cristina Fernández de Kirchner, con el 86%; por la inseguridad y delincuencia, con el 80%; por la entrega desregulada de subsidios a quienes no lo merecen, con el 73% y por la falta de propuestas para el crecimiento económico, con el 68%. En cambio, quienes apoyan al oficialismo inclinan su inquietud especialmente por la dificultad para pagar créditos o tarjetas, con el 51%; la falta de créditos hipotecarios, con el 42%; la violencia contra las mujeres, con el 38% y el temor a perder el trabajo, con el 35%.

Finalmente, preguntamos en qué deberían gastarse los recursos del Estado, y también hay coincidencia en las tres principales áreas donde deberían destinarse: Salud; Educación y Cultura y el pago de Jubilaciones y asistencia social. Sin embargo, los votantes del Frente de Todos colocan en el primer puesto a la Salud, en tanto que el electorado de Juntos por el Cambio, priorizan a la Educación y la Cultura. Ambos coinciden en otorgar el tercer puesto en el ranking al pago de las Jubilaciones y asistencia social. Respecto de tres últimos puestos también se observa un consenso: pago de la deuda pública, Defensa e Inteligencia y Empleo público, aunque el pago de la deuda pública desciende del octavo al último puesto para el caso de quienes apoyaron en las urnas al Frente de Todos.

Si bien es cierto que el gobierno de Alberto Fernández deberá enfrentar un sinnúmero de desafíos, el más urgente y vital para su gestión es el económico. Veremos si el presidente logrará sortear la difícil tarea que le toca por delante: compatibilizar, por un lado, la generación de un superávit fiscal primario, necesario para la negociación de la deuda con los acreedores externos, y, por el otro, atender las demandas de la ciudadanía, especialmente de su propio electorado, demandas que en la mayoría de los casos implican justamente un mayor gasto público. La paradoja es, justamente, que esta dependencia del gasto público del ingreso de sus votantes se acentúa porque no se implementa un plan de estabilización y un shock de inversión, lo cual hace más difícil aún alcanzar el superávit fiscal primario. Lo que prueba la experiencia es que, si la inflación baja y hay un aumento de la inversión y un crecimiento más genuino, los que terminan siendo más beneficiados son los sectores populares.

Fuente: https://tn.com.ar/opinion/los-temas-que-logran-superar-la-grieta_1023456

Notas más leídas

Sergio Berensztein, explicó que la figura del Presidente Alberto Fernández comienza a sentir el desgaste en los sectores medios, por la falta de manejo político…

30 de abril de 2020
“La mala situación económica, el aislamiento y la liberación de los presos, erosionan la figura del Presidente”

En Cada Mañana, Marcelo Longobardi compartió su editorial con Sergio Berensztein. Juntos analizaron las consecuencias de la extensión del aislamiento obligatorio. “Estábamos ante una situación…

29 de abril de 2020
“Argentina tiene problemas con los presos y con los pesos”

Mientras el poder Legislativo argentino debate cómo funcionar en tiempos de coronavirus, en el resto de los países afectados los congresos siguieron funcionando ininterrumpidamente. Desde…

27 de abril de 2020
Congreso digital: calidad democrática, transparencia y austeridad

¿Puede el contexto de incertidumbre, entre la pandemia y la crisis de la deuda, horadar la legitimidad del sistema democrático? "'Hasta cuándo, Catilina, abusarás de…

25 de abril de 2020
¿Cuanta paciencia tiene la ciudadanía?