La gestión del presidente Macri, en su etapa más crítica

27 de mayo de 2019

Según los datos del último Monitor Social y Político que realizamos mensualmente junto a D’Alessio- Irol, la gestión de gobierno se encuentra en su peor momento: el 74% califica su administración como mala en tanto que sólo el 28% la aprueba.

Si analizamos las evaluaciones de la gestión Macri según el voto en el balotaje en 2015, el rechazo asciende a 96% entre los votantes del Frente para la Victoria, en tanto que desciende a 53% entre los electores de Cambiemos.

Teniendo en cuenta la edad de los consultados, las críticas merman entre los mayores de 55 años, en tanto que, en los demás tramos etarios, 8 de cada 10 no están conforme con lo realizado por el gobierno hasta el momento. (Datos correspondientes a la medición de abril realizada en forma online a 1.020 encuestados, mayores de 18 años, de todo el país).

Estos porcentajes son récord desde que iniciamos las mediciones de nuestro monitor en julio de 2016. Incluso es la primera vez que más de la mitad de los electores de Cambiemos, exactamente el 53%, expresa su disconformidad. Entre opositores se observa también un pico de rechazo de lo hecho hasta el momento por la gestión Macri del 96%.

Esta pérdida de confianza entre propios y ajenos se debe en gran parte al escenario económico por el que atraviesa la Argentina: inestabilidad del dólar, elevada inflación e impericia de la gestión de Cambiemos para amortiguar el impacto y la angustia que genera esta crisis en gran parte de los argentinos. Efectivamente, para el 89% de los consultados la situación económica del país empeoró contra apenas un 9% que expresa que está mejor que hacer un año. Las críticas se dan con más fuerza entre opositores, 96%, que entre oficialistas, 83%.

A pesar de la percepción negativa sobre el presente, al preguntar acerca de cuáles son las expectativas para el 2020, aún se mantienecierta esperanza de que el panorama se revierta en un futuro mediato: 36% considera que estará mejor el año que viene contra el 54% que opina que estará peor. Este optimismo es sostenido principalmente por electores de Cambiemos: el 58% considera que estará mucho mejor o mejor el año entrante. En tanto que el 78% de los votantes al FPV en el balotaje en 2015, opinan lo contrario, observándose un leve matiz de algunos puntos en la visión negativa hacia el futuro en el grupo de electores de la oposición, quizás debido a la esperanza que sientan por un cambio de gobierno con cual se sientan más identificados.

Obviamente, y como consecuencia de lo expresado anteriormente, en esta medición también los temas vinculados a la economía siguen siendo los más mencionados entre las preocupaciones de los argentinos. Así, la obsesión por la inflación y la incertidumbre sobre el rumbo económico se encuentran entre los principales problemas que desvelan y contribuyen al malhumor social. Para el 93% de los consultados, a ambos lados de la grieta, la inflación lidera el podio.

Es seguida por la falta de certeza respecto del rumbo de la economía del país, con el 79%, aunque pareciera tener mayor peso entre los opositores (86%) que entre los partidarios de Cambiemos (73%). La inseguridad se mantiene en el tercer lugar, y si bien cae algunos puntos en esta medición, sigue ocupando un lugar relevante y preocupa al 59%, incrementándose al 71% entre los oficialistas.

En cuarto lugar, aparecen las menciones a no ver propuestas realizables para mejorar el crecimiento económico, con el 49%, seguida por la dificultad para pagar créditos y tarjetas, que ascendió del 38% al 40% respecto del mes pasado. Persiste el reclamo por la corrupción del gobierno actual como del anterior, con 37% y 36%, respectivamente. Según el posicionamiento político, la posible corrupción del gobierno actual preocupa a casi la mitad de los opositores, y que queden sin castigar los actos de corrupción del gobierno anterior, al 64% de los oficialistas. Con el 36%, aparece el temor a perder el trabajo, aunque se da con mayor énfasis entre los votantes del FPV (52%) que entre los votantes de Cambiemos en el balotaje (21%). A un 34%, le preocupan que se sigan dando subsidios a quieren no lo merecen y, por último, aparecen quién resultará vencedor en octubre, con el 30% y la falta de control de los piquetes, con 27%, inquietudes que tienen mayor peso entre oficialistas: 44% (contra 17% entre opositores) y 48% (contra 4% entre opositores), respectivamente.

Al analizar qué es lo que más preocupa a los argentinos por edad, vemos que los distintos grupos etarios comparten la preocupación por los indicadores centrales de la economía con algunas diferencias en este punto, como la mayor mención del desempleo y el no poder pagar deudas en el segmento de hasta 54 años. En cuanto a la seguridad, preocupa un poco más a los mayores de 55 años así como también aparecen en este tramo las diferencias en torno a cuestiones de tinte político, como la corrupción, la entrega indiscriminada de subsidios y la falta de control de los piquetes y cortes.

El presidente Macri se encuentra en ejercicio del poder, naturalmente el control del aparato estatal siempre brinda una ventaja adicional durante el desarrollo de una campaña electoral, sin embargo, el nivel de desgaste de su figura es enorme. La dinámica de la crisis actual limita cada vez más sus ventajas como “incumbente”. En el contexto de una crisis económica angustiante, el hecho de que Macri junto a Marcos Peña y sus colaboradores más cercanos aún aspiren a presentar una oferta electoral competitiva sin alterar la fórmula presidencial es algo que sorprende.

Abundan las dudas respecto a cómo evolucionará la situación económica en el tramo final de la campaña. Si la economía empeora, las chances de Cambiemos podrían verse por completo sepultadas, mientras que, si la situación mejora, la candidatura de Macri podría repuntar y obtener un segundo aire, eso si ya no es demasiado tarde. ¿Hasta cuándo hay tiempo para que la economía mejore lo suficiente como para beneficiar las chances electorales del presidente? Los sectores populares, la clase media y hasta los estratos más acomodados perdieron como consecuencia de la devaluación y la inflación. El desencanto hacia el gobierno es profundo, revertirlo no será tarea fácil.

Sin embargo, tampoco es seguro que la oposición tenga la capacidad de capitalizar electoralmente este malestar económico. Aún, debe correr mucha agua bajo el puente y no debemos olvidar que el equipo de marketing electoral del gobierno tan sólo ha cosechado triunfos. ¿Durán Barba tendrá un conejo blanco guardado en la galera?

Fuente: https://tn.com.ar/opinion/la-gestion-del-presidente-macri-en-su-etapa-mas-critica_965475

Notas más leídas

En julio, se observa una mejora de 6 puntos porcentuales: el 35% de los bonaerenses aprueba lo realizado hasta el momento por el gobierno nacional,…

29 de julio de 2019
Crece la aprobación de la gestión de gobierno de Macri en la provincia de Buenos Aires

La calma en la City porteña apreció las acciones del Presidente entre quienes lo eligieron en 2015. Aunque la inflación preocupa, a días de las…

Se arma Macri: más del 50% ya cree que en el próximo año la economía estará mejor

Megaoferta de peronismo para las elecciones. A esta altura del desarrollo político argentino, las grandes coaliciones plurales que se fueron conformando y que hoy compiten…

28 de julio de 2019
Repartidos triunfaremos

En un contexto de devaluación y sueldos por debajo de la inflación, la sustitución de primeras marcas ya se convirtió en un hábito de los…

27 de julio de 2019
De Pindongas y Cuchuflitos: las críticas de la expresidenta pueden resultar un boomerang