El costo de no tener agenda de desarrollo y con visión de futuro

28 de noviembre de 2020

La pandemia aceleró el proceso de digitalización de la economía. Ahora hace falta que la clase política acompañe a las compañías tecnológicas argentinas.

Resta tan solo un mes para cerrar el 2020, un año extremadamente atípico y doloroso para la Argentina y el mundo entero. En nuestro país, el Covid-19 ya provocó más de 38 mil muertes y las consecuencias económicas son dramáticas. La pobreza supera el 40% (alcanza a más de 11 millones de personas) y el PBI caería aproximadamente un 12% con relación al año anterior. Para 2021 se prevé una recuperación en torno al 5,5%, lo que no compensaría el derrumbe de este año, por lo que es esperable que las cifras de desempleo y pobreza sigan siendo relativamente altas. Sin embargo, incluso en épocas oscuras surgen oportunidades y las naciones que proyectan en base a una hoja de ruta clara y una comprensión adecuada del mundo logran avanzar.

El aislamiento preventivo resuelto por los distintos gobiernos para detener el avance del virus obligó a buena parte de la economía a reconvertirse, acelerando a una velocidad vertiginosa el proceso de digitalización que venía de décadas anteriores. Mientras algunos sectores tradicionales, a los que le es imposible reconvertirse, agonizaban; otros continuaron ganando en competitividad, dinamismo y eficiencia. Muchos de los cambios en los procesos productivos y en los hábitos de consumo que se han producido durante este tiempo probablemente hayan llegado para quedarse, por lo que el 2020 implicará un verdadero salto hacia adelante. Las sociedades que comprenden el impulso de la actual transformación y toman decisiones en consecuencia están logrando atravesar la crisis con menores costos relativos en términos económicos (principalmente en términos de empleo y nivel de actividad). Así mismo, podrán encarar mejor los años venideros, dotándose de herramientas que les permitan insertarse inteligentemente al mundo.

No solo los países desarrollados, que cuentan con know how tecnológico, capital humano altamente capacitado e infraestructura financiera, son los que están logrando subirse a la ola de la digitalización. Un caso emblemático es el de Nigeria, que logró colocarse en el camino prometedor de la apertura y la innovación. Lagos se está convirtiendo rápidamente en un centro tecnológico de relevancia, con más de 400 nuevas compañías valoradas de forma conjunta en más de 2.000 millones de dólares. La población joven progresivamente está migrando del campo a la ciudad para protagonizar una verdadera transformación digital. Así, Nigeria se está convirtiendo en un atractivo destino de subcontratación para empresas globales del sector tecnológico. Para lograrlo, fue fundamental la disposición gubernamental, el fomento a la innovación y la capacitación al talento tecnológico.

Las condiciones globales ciertamente permiten que los países emergentes participen de esta transformación. A la demanda creciente de servicios digitales se le suman las actuales tasas de interés históricamente bajas, lo que permite financiar de forma asequible programas que promuevan la innovación y el desarrollo de nuevas compañías tecnológicas (lastimosamente Argentina no puede aprovecharlo ya que no posee acceso al mercado de capitales). Además, el precio de las materias primas se está recuperando y los flujos de inversión parecen estar regresando a los mercados emergentes. Esto permite reorientas recursos hacia los sectores estratégicos que se pretende impulsar.

A pesar de que los gobiernos se empecinan en obstaculizar el potencial innovador del empresariado argentino, nuestro país tiene una tradición en la creación de unicornios tecnológicos (MercadoLibre, Despegar, OLX, Globant) que logran sobreponerse a las adversidades y triunfar no solo en la Argentina, sino también en la región y en el mundo. En los últimos meses, el sector fintech (finanzas digitales) fue el que logró destacarse. Compañías como Brubank, Ualá, Banco del Sol, Rebanking o Wilobank crecieron en el medio de la crisis económica y están reconvirtiendo al sector bancario y las finanzas personales.

El ecosistema digital de la Argentina es el tercero en importancia y en cantidad de emprendimientos a nivel regional, ubicándose solo después de México y Brasil (países con mayor población). El desarrollo de este ecosistema y el crecimiento espectacular que ha experimentado en los últimos años son el resultado de un modelo de crecimiento basado únicamente en la capacidad emprendedora de la sociedad civil. No existen políticas de Estado que garanticen reglas claras y previsibles para el sector. Un claro ejemplo de esto son los idas y vueltas en la ley de economía del conocimiento, la cual fue suspendida en enero (a pesar de que había sido votada hace menos de un año) y modificada en el Congreso recién en octubre, con nuevas disposiciones para las empresas de la industria del software, biotecnología, nanotecnología, industria satelital, entre otras. La demora en su tratamiento, privilegiando otros proyectos de ley, habla a las claras de las prioridades que posee la clase política en la Argentina.

Por otra parte, los esquemas de tributación existentes parecen pensados más para financiar los intereses políticos, que para promover el desarrollo económico. El Estado se abalanza sobre las compañías que, a pesar de las dificultades, logran destacarse y crecer para exprimirlas al máximo, imponiendo sus necesidades de financiamiento de corto plazo. No tener una agenda de crecimiento sostenible y sensata, con foco en sumar competitividad a sectores estratégicos, ya no para el mundo del futuro, sino para el mundo de hoy, tiene costos significativos. En el largo plazo lo que se están sacrificando son oportunidades de desarrollo, de inserción en el mundo, de generación de divisas y de creación de empleo de calidad. Argentina posee un espíritu emprendedor notable, es hora de que lo acompañemos con un entorno que promueva y facilite sus proyectos. Si preferimos evitar las comparaciones con países desarrollados como Corea del Sur o Irlanda, que son modelos de éxito a seguir, tomemos entonces las humildes lecciones que provienen de Nigeria.

Fuente: https://tn.com.ar/opinion/2020/11/28/el-costo-de-no-tener-una-agenda-de-desarrollo-y-con-vision-de-futuro/

Notas más leídas

Que la Argentina se anime a que la política indague en cuestiones complejas representa en sí mismo una buena noticia. También es positivo que la…

31 de diciembre de 2020
Aborto legal: un debate maduro que es la excepción y no la regla

30 de diciembre de 2020. Columna editorial de Sergio Berensztein en Cadena 3 Noticias. Escuche el audio completo AQUÍ.

Un brindis para mostrar la tropa unificada

En su editorial de "Cada Mañana", Marcelo Longobardi junto a Sergio Berensztein repasó las principales noticias del ámbito político y económico a días de terminar…

28 de diciembre de 2020
“En la mentalidad de Cristina hacen falta controles absurdos y un intervencionismo extremo”

Sergio Berensztein dialogó con Luis Novaresio y Carlos Burgueño de la interna política dentro del Gobierno, la puja por el poder y la crisis económica.…

«Hay una avanzada radicalizadora»