De Pindongas y Cuchuflitos: las críticas de la expresidenta pueden resultar un boomerang

27 de julio de 2019

En un contexto de devaluación y sueldos por debajo de la inflación, la sustitución de primeras marcas ya se convirtió en un hábito de los argentinos.

La semana pasada, en el contexto de una de las tantas presentaciones de su libro, la candidata a la vicepresidencia por el Frente de Todos, Cristina Kirchner, hizo alusión a las segundas y terceras marcas en forma irónica y dio su particular concepción del capitalismo: “Durante nuestra gestión, los supermercados rebosaban de mercaderías de primera marca. Ahora aparecen y proliferan marcas que nadie conoce, ‘La Pindonga’, ‘El Cuchuflito’. Hasta te venden productos que dicen en lugar de leche, producto lácteo que contiene leche. ¿Qué es eso? ¿Esto es capitalismo? Capitalismo era cuando Axel (Kicillof) estaba de ministro de Economía y la gente compraba y consumía y podía viajar”.

A raíz de estos dichos, se desató una polémica y ambos vocablos fueron utilizados para referirse no solo a la buena o mala calidad de los productos sino incluso a la buena o mala calidad de los candidatos. Así, proliferaron en las redes distintos memes y tuits donde usuarios afines al oficialismo tildaban a Alberto Fernández como el “Cuchuflito” o sucedáneo de Cristina y, por otro lado, para los afines al kirchnerismo los auténticos “Pindonga” y “Cuchuflito” eran los componentes de la fórmula Macri-Pichetto. Incluso se sumó el candidato a presidente por Consenso Federal, Roberto Lavagna: “Pindonga” y “Cuchuflito” no son segundas marcas, reflejan el esfuerzo de empresarios nacionales que apuestan al país. “Pindonga” y “Cuchuflito” son los dos dirigentes que presumen ofrecer a los argentinos una vida mejor, pero en los hechos, sus modelos fracasaron”. A pesar de estas discusiones semánticas, lo cierto es que la proliferación de segundas opciones en el rubro alimenticio no hace otra cosa que poner de manifiesto, históricamente y sin importar el signo del gobierno de turno, que la economía no va por buen camino.

Con la devaluación del 2018 y los salarios por debajo de la inflación, la capacidad de compra de la población se vio erosionada. Según el Indec, las ventas en supermercados y mayoristas cayeron en mayo 13,5% con relación a igual periodo del año anterior y llevan 9 meses consecutivos de registros negativos. ¿Cuáles son las estrategias de la ciudadanía para sobrellevar esta situación? Los datos de un reciente estudio realizado junto a D´Alessio- Irol revelan que la sustitución de primeras marcas ya se convirtió en un hábito de los argentinos: 8 de cada 10 argentinos habrían sustituido su consumo por alternativas de menor precio y las utilizan en el 20% a 60% de sus categorías de compras. Con respecto al año pasado, en la primera mitad de 2019, se continúa evidenciando una retracción en el consumo, incrementándose del 77% al 83% los que ahora admiten que se han pasado a segundas marcas. Prácticamente no se encuentran diferencias por nivel socieconómico, es decir que este cambio en los hábitos de compra de los consumidores afecta a todas las clases sociales: 83% en nivel medio bajo y medio y 90% en medio alto. Aunque la migración hacia alternativas de precio más baratas sería más acentuada entre aquellos que votaron al Frente para la Victoria en el balotaje en 2015 (91%) que entre los que se inclinaron por Macri (76%) y en los menores de 34 años (90%). Con el objetivo de reducir lo que pueda generar un mayor impacto en el presupuesto, la carne vacuna y las gaseosas son los primeros productos en ser desplazados por 7 de cada 10 encuestados. Le siguen otras bebidas como la cerveza, con el 66% y el vino, con el 64%. También, para el 60%, los postres lácteos, fiambres, pescado y manteca son los productos que pierden su lugar en el changuito del supermercado.

La Argentina fue siempre cuna de segundas y terceras marcas que, si bien toman protagonismo en épocas de crisis, son elaboradas por pequeñas y medianas empresas que, a base de esfuerzo, pugnan por lograr un lugar preponderante en las góndolas para así llegar a todos los argentinos. No obstante, no todas están fabricadas por pymes: los grandes grupos tradicionales se vieron obligados, ante la caída de la demanda y atentos a esta mutación en los hábitos de compra de los consumidores, a sumar a sus marcas líderes o premiun otras de segunda o tercera línea más económicas. Además, hoy en día, el consumidor cuenta con más información y conoce que las marcas “propias” de las grandes cadenas de supermercados están en su mayoría fabricadas por estos grandes grupos, lo que garantizaría cierto nivel mínimo de calidad de los productos. Más allá de la crisis económica, los consumidores no solo se pasan a segundas marcas buscando el precio más bajo, sino que buscan promociones, cambian de comercios para hacer rendir al máximo su salario. En resumen, se trata de “pensar antes de comprar”, de hacer un “consumo inteligente”, donde prima tener una noción clara de la relación calidad-servicio-precio.

Quizás el objetivo de la expresidenta fue el de empatizar con el electorado de clase media, que se siente frustrado con la crisis económica y debe recurrir a estas marcas para compensar la pérdida del poder adquisitivo de sus salarios. Sin embargo, estas segundas opciones lejos de ser vistas como algo peyorativo, son consideradas una compra inteligente por parte de los sectores medios, por lo que criticarlas abiertamente puede resultar un boomerang y generarle algún costo significativo en términos electorales.

Fuente: https://tn.com.ar/opinion/de-pindongas-y-cuchuflitos_981674

Notas más leídas

Macri intentó eliminarlas, después las elevó a “las elecciones más importantes de los últimos 30 años” y ahora, nuevamente, se minimizan y equiparan a la…

31 de agosto de 2019
La culpa no es de las PASO
Featured Video Play Icon

30 de agosto de 2019. Columna de Sergio Berensztein en "Vuelo de regreso" por FM Milenium.

30 de agosto de 2019
La racionalidad de las conductas egoístas en un contexto de emergencia

En un contexto grave, es necesario que haya diálogo genuino y conducente entre los principales actores políticos.   Los argentinos podemos dar fe de que…

Prudencia y moderación para alejarnos del abismo
Featured Video Play Icon

27 de agosto de 2019. Columna editorial de Sergio Berensztein en Cadena 3.

27 de agosto de 2019
Bolsonaro vs. Macron: sobre llovido, mojado