Acuerdo Mercosur-UE: una excelente noticia, aunque sin impacto de corto plazo

29 de junio de 2019

El convenio sienta las bases políticas y simbólicas para fortalecer una relación estratégica. Sin embargo los resultados no serán inmediatos.  

El libre comercio es uno de los principales motores del desarrollo económico. En efecto, la experiencia histórica y comparada es concluyente: los países más abiertos y más inteligentemente integrados al comercio internacional son no solamente los que más crecen, sino los más estables y competitivos. Esto les permite mejorar los índices de desarrollo humano, generar oportunidades para sus poblaciones y contribuir a profundizar procesos de modernización cuyo principal resultado es el fortalecimiento de una amplia y dinámica clase media. Por eso, el acuerdo alcanzado entre el Mercosur y la Unión Europea es una excelente noticia: es el fruto de un larguísimo esfuerzo de todas las partes que, si bien no tendrá un impacto inmediato, sienta las bases políticas y simbólicas para fortalecer una relación estratégica con un horizonte temporal de largo plazo.

Distintos gobiernos y funcionarios han contribuido a este singular logro: estos acuerdos son sumamente complejos, pues afectan los intereses de poderosos actores domésticos que tienen capacidad de veto, bloqueo o al menos de postergar su concreción. En parte esto explica por qué fue necesario invertir tanto tiempo en alcanzar este objetivo: si bien el ciudadano promedio siempre gana en el mediano y largo plazo, es cierto que algunos grupos de interés, sectores sociales y/o regiones pueden sufrir pérdidas materiales. Por eso es justo reconocer el esfuerzo realizado (las infinitas horas de negociación, los viajes, la frustración frente a los escasos avances) por muchos actores políticos y sociales que, tal vez, hoy no son protagonistas ni puedan capitalizar su abnegado trabajo, pero sin cuya colaboración no hubiéramos alcanzado este objetivo.

 

 

Esto es de una vital importancia para ambas partes, sobre todo para el MERCOSUR. Es cierto que la UE, afectada por el largo y complejo episodio del Brexit, puede finalmente mostrar que sigue viva a pesar del eventual divorcio de uno de sus principales socios. Pero para nosotros representa en hito fundacional. En rigor de verdad, el Mercosur fue originalmente concebido más como un acuerdo de seguridad regional que como un acuerdo económico. En efecto, su surgimiento fue el fruto de la visión de Raúl Alfonsín y de Tancredo Neves (luego de Joao Sarney) en representación de las élites democráticas de ambos países. Hasta su conformación, Brasil y la Argentina se percibían como potenciales enemigos y las principales hipótesis de conflicto militar tenían al otro como protagonista. Siguiendo el ejemplo europeo de la Segunda Posguerra, esos líderes comprendieron que para fortalecer la democracia y contener la influencia de ambas fuerzas armadas resultaba fundamental integrar ambas economías.

Asimismo, incorporar otros países de la región para darle más diversidad y amplitud al acuerdo. Pero estos países eran y siguen siendo muy proteccionistas, y esto impregnó la naturaleza del Mercosur y limitó decididamente su crecimiento y fortalecimiento. En verdad, se ha estancado hace mucho tiempo y se había convertido más en un problema que en una solución. Desde este punto de vista, este acuerdo constituye una posibilidad de relanzamiento del Mercosur, adaptado a estos tiempos y, sobre todo, rediseñado en función de los profundos cambios que vienen ocurriendo en el sistema internacional.

En efecto, pasamos de una etapa bipolar a una unipolar, para entrar desde comienzos de siglo en una nueva caracterizada por la apolaridad. Es cierto que los EEUU siguen siendo la potencia económica y militar más importante, pero han surgido nuevos actores (China, India, la UE) que han modificado de plano el balance de poder, mientras que Rusia continúa siendo un actor muy importante. Más aún, hemos entrado en los últimos años en una etapa muy turbulenta, con el regreso de las guerras comerciales y la aparición de nuevos desafíos de seguridad que se suman a los convencionales. En este sentido, las estrategias de política exterior, incluyendo la comercial, deben revisarse y adaptarse a las nuevas circunstancias. Muchos inclusos hablan de reinventar la globalización, es decir, suponen que los mecanismos hasta ahora existentes se han agotado.

Macri dijo que el acuerdo es "histórico" para la Argentina. Créditos: EFE.
Macri dijo que el acuerdo es “histórico” para la Argentina. Créditos: EFE.

 

Por todo esto, debemos celebrar el acuerdo alcanzado entre la UE y el Mercosur. Es cierto que es sólo el primer paso y que quedan pendientes definiciones fundamentales que terminarán de definir su amplitud y potencial. Sin embargo, esto puede significar una enorme oportunidad de crecer y desarrollarnos más y mejor. Más aún, debemos también explorar acuerdos similares con otros países y bloques, sobre todo mirando a Asia y África, dado el potencial de crecimiento que sin duda tienen y su demanda de alimentos, que es lo que hasta ahora más y mejor producimos.

Una última cuestión para tener en cuenta: competir en un entorno más amplio y exigente requiere mucha preparación y hacer las cosas bien en múltiples dimensiones. Para ser una sociedad más competitiva tenemos que mejorar la calidad institucional, la infraestructura física, el capital humano y sobre todo la regulación, como pieza angular del clima de negocios. Pero nada de esto tiene sentido si no derrotamos a la inflación, bajamos la carga tributaria y fortalecemos el mercado de capitales. Para jugar en las grandes ligas hay que estar preparado y esto requiere un fuerte consenso entre todos los actores políticos y sociales para generar las grandes transformaciones sin las cuales no estaremos en condiciones de aprovechar este extraordinario acuerdo que ayer concretamos.

Fuente: https://tn.com.ar/politica/una-excelente-noticia-aunque-sin-impacto-de-corto-plazo_974492

Notas más leídas

En julio, se observa una mejora de 6 puntos porcentuales: el 35% de los bonaerenses aprueba lo realizado hasta el momento por el gobierno nacional,…

29 de julio de 2019
Crece la aprobación de la gestión de gobierno de Macri en la provincia de Buenos Aires

La calma en la City porteña apreció las acciones del Presidente entre quienes lo eligieron en 2015. Aunque la inflación preocupa, a días de las…

Se arma Macri: más del 50% ya cree que en el próximo año la economía estará mejor

Megaoferta de peronismo para las elecciones. A esta altura del desarrollo político argentino, las grandes coaliciones plurales que se fueron conformando y que hoy compiten…

28 de julio de 2019
Repartidos triunfaremos

En un contexto de devaluación y sueldos por debajo de la inflación, la sustitución de primeras marcas ya se convirtió en un hábito de los…

27 de julio de 2019
De Pindongas y Cuchuflitos: las críticas de la expresidenta pueden resultar un boomerang